sábado, 30 de enero de 2010

CUENCA

Como sabéis, vivo en Tarancón, un pueblo de la provincia de Cuenca, y la cuestión, es que la mayoría, tiramos más a Madrid que a nuestra capital de provincia, y esto es porque hay la misma distancia en kilómetros y porque Madrid  tiene más diversión, más ofertas de ocio, comercios, etc. Esto es así, sería como comparar la velocidad con el tocino, pero también tengo que decir a favor de Cuenca, que tiene un interés turístico especial, y creo que hay que ir a verla al menos una vez para que entendáis lo que os digo.
Por Cuenca, pasan dos ríos, el Júcar y el Huécar, que es afluente del primero, sorprende la fuerza con que va el agua después de tantas lluvias y nieve en estas últimas semanas ¿verdad que es precioso?

Parador de Turismo.
La Hoz del Huécar impregna de espiritualidad la piedra que soporta este antiguo Convento de San Pablo, que data del siglo XVI y es la sede del actual Parador Nacional de Turismo de la patrimonial ciudad de Cuenca. Está ubicado frente a las Casas Colgadas de Cuenca, un óleo inigualable del que puede disfrutarse desde algunas de sus ventanas (fragmento cogido de la página de www.turismocastillalamancha.com).
Las Casas Colgadas. Creo que aquí una imagen vale más que mil palabras..........

Y no podía faltar el Puente de San Pablo, con cuyo mito de peligroso  he vivido durante los últimos 20 años. Vale que en mi casa tenemos un poco de vértigo, pero doy fe, que aunque impone mucho respecto la altura, en absoluto da miedo cruzarlo.
Y esta es la crónica de mi viaje del jueves a la ciudad de Cuenca, pero no puedo despedirme sin enseñaros las fotos de la comida....estuvimos en Casa Basilio, un sitio que si vais a Cuenca tenéis que visitar.
Al loro con el aperitivo, eh? claro que no te no te cobra la cerveza y el vino a precios populares.
De primero, unas patatas a lo pobre que te las mezclan con unos huevos fritos.
Chuletillas de cordero lechal con sus ascuas para que se terminen de hacer, ahora bien, no te descuides hablando que se te churrascan!.

Como no.....porrón de orujo y de Resoli, licor típico de Cuenca que seguro os encantará.
Y para terminar, estocada (al pagar la cuenta) y adios.... 
PD: las fotografías son mías, que no las he sacado de la web!.



1 comentario:

Marisilla dijo...

Madre míaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Viendo esta entrada me ha entrado unas ganas de comer y beber tremendas...menuda pintaza!! jajajajaja.
Por cierto, no conozco cuenca y es una tarea pendiente, porque me han hablado maravillas.
Un beso enorme guapísima!!!